¿Cuál debe ser la duración de un webinar?

Share this post
FacebookLinkedInTwitter

Hace tiempo que los webinars están entre los formatos de comunicación virtual más habituales y desde la pandemia todavía más. Está comprobado que son un buen recurso para atraer audiencia, generar nuevos clientes potenciales y promover el crecimiento del negocio. Llevar a cabo un buen webinar requiere una planificación exhaustiva, que tenga en cuenta todos los factores que forman parte de su implementación, para que el resultado sea un éxito. Y es justo en este momento de la planificación cuándo surgen diversas preguntas o dudas. Una de las más frecuentes es: cuál debe ser la duración de un webinar. Así que en este artículo vamos a responder a esta cuestión.

Aunque un porcentaje bastante elevado de expertos en la materia responderían que la duración de un webinar debe ser de una hora, nosotros no compartimos del todo esta recomendación. Es cierto que en muchos casos es así porque se considera el tiempo adecuado para compartir o mostrar el “contenido objetivo” de la presentación, sin ser breve ni excederte de tiempo. Es decir, que permite conseguir un equilibrio óptimo tanto para el organizador, como para la audiencia. Pero no nos vamos a quedar únicamente con esta opción porque hay matices.

Es necesario considerar si el webinar se comparte con la audiencia en directo o bajo demanda (on demand). Porque en función del formato de emisión, el escenario será distinto y el tiempo estará condicionado por esta variable. No en vano, los webinars bajo demanda suelen durar de 20 a 30 minutos.

Entonces, ¿cuál debe ser la duración de un webinar?

El caso es que para decidir la duración, aunque consideremos las ideas mencionadas, debemos tener en cuenta tres elementos clave. Seguramente ya te imaginas cuáles, ¿verdad? Estos elementos son nuestra audiencia, los objetivos que queramos conseguir con el evento, y el contenido que compartiremos. Por ejemplo, si tu audiencia espera cápsulas breves de contenido con frecuencia, lo más coherente es que los webinars sean de 15 o 30 minutos. Si tu audiencia necesita ampliar los conocimientos sobre temas amplios o densos, los objetivos establecidos seguramente encajarán con webinars largos (de 1 hora) que se llevarán a cabo con menor frecuencia.

Además, como hemos mencionado, el hecho de que sea en directo o bajo demanda también indicará el tiempo más adecuado. Si el webinar es en directo los espectadores suelen estar más comprometidos y atentos durante el evento, y también suelen consultar más contenido relacionado antes y después de la emisión. Sin embargo, cuando es bajo demanda, los espectadores pueden verlo en cualquier momento durante su tiempo libre, y esto reduce el nivel de compromiso y de implicación. Por lo tanto, esto debe tenerse en cuenta y ajustar el tiempo en función del formato. En directo, generalmente, nos podemos extender más, siempre y cuando no se trate de un contenido que funciona mejor en cápsulas breves y frecuentes. Y bajo demanda suele funcionar mejor con el tiempo más reducido ya que, según diversos estudios, una parte considerable de la audiencia en diferido suele abandonar a los 20-25 minutos si es muy largo.

Si nuestro caso es un webinar en directo que luego vamos a poner a disposición bajo demanda, recomendamos reajustar el contenido de la 2ª versión disminuyendo la duración. La opción de combinar webinars en vivo y bajo demanda con sus respectivas duraciones suele ser garantía de éxito porque, aunque implique un mayor esfuerzo, te permite ofrecer variedad a tu audiencia y adaptarte mejor a sus necesidades.

Si consideras que el contenido que quieres compartir va a excederse de una hora, quizás deberías replantearte el formato. Puedes organizar otro tipo de evento más adecuado al contenido, como una conferencia o una jornada de medio día que, aparte de tu contenido, trate otros temas relacionados o experiencias de prescriptores del sector.

El hecho de abreviar/reducir el contenido en los casos de querer disminuir el tiempo a 15-20 minutos es arriesgado. Debemos hacerlo muy bien para que la calidad del contenido que ofrecemos no se vea perjudicada.

¿Pensabas que decidir la duración de un webinar era tarea fácil?

No es fácil pero tampoco es excesivamente complicado. Si tienes muy claras las recomendaciones que te hemos dado y las pones en práctica, puedes hacerlo francamente bien sin ningún problema.

Si quieres descubrir cómo crear un webinar desde el principio, puedes descargarte la “Guia definitiva de Watchity para planear y crear un buen webinar”.

Y si te interesa conocer en detalle cómo ofrecer a tu audiencia eventos virtuales, webinars o sesiones de formación de calidad, mándanos un mensaje o solicita una demo.

Share this post
FacebookLinkedInTwitter